Rinden homenaje a Norma

A la “Pirañita”, como decían, le cantaron, aplaudieron y pasearon de su casa al centro de Toluca le

FILIBERTO RAMOS

2023-01-25T08:00:00.0000000Z

2023-01-25T08:00:00.0000000Z

Organizacion Editorial Mexicana

https://oem.pressreader.com/article/281505050348100

Portada

A la “Pirañita”, como le decían sus conocidos, le cantaron y le aplaudieron, la pasearon en su ataúd desde Santa Bárbara hasta la calle de Independencia. La llevaron con aplausos y la tonada de sus canciones favoritas desde el barrio y por varias calles del centro de Toluca. A Norma la asesinaron el sábado en un hotel de Tollocan. Al ataúd de Norma lo pasearon desde Santa Bárbara hasta la calle Independencia frente al Ayuntamiento de Toluca. Lo llevaron con aplausos y la tonada de sus canciones, El trayecto fue desde ese barrio tradicional, al que sólo ellos, los que viven allí, pueden entrar, hasta pasar frente al edificio donde despacha el alcalde. A Norma la asesinaron el sábado en un hotel de Tollocan y ella se sumó a cifra “gorda” de los feminicidios que ocurren en el Estado de México. “La paseamos porque ella a diario paseaba por estas calles, aquí en el centro”, explica una prima de la joven de 32 años que va en la caravana. Fueron mujeres las que cargaron el ataúd. Lo bajaron de una camioneta con rines cromados color blanco y lo llevaron así por unas cuadras. Lo cargaron sus amigas, como dice la letra de la canción que fue sonando de fondo y que le gustaba tanto a Norma, dicen sus familiares. “Se llama mi última caravana, la escuchaba siempre”, aseguraron familiares. Y Norma hace honor a esa canción que escuchaba a diario. Era una comerciante muy alegre, ya sea afuera del mercado 16 de Septiembre o a bordo de los camiones de transporte público a los que se montaba para vender dulces. “Era madre soltera, dejó tres hijos”, explica Angie, amiga de Norma. A los 32 años de edad, Norma debía ser el pilar de su hogar con tres hijos. Por eso es que su prima dice que a diario se paseaba por las calles del primer cuadro de la ciudad y ya tarde subía al barrio de Santa Bárbara, donde nació, creció, se enamoró y a donde también quería morir. Esto último no se le concedió. Ayer se hizo el sepelio de Norma con un tumulto del barrio de Santa Bárbara. Fueron a pie, cargando una corona, su foto en un cuadro de madera y su caja. Lo cargaron puras mujeres. UNA CARAVANA DEL BARRIO La pasearon por la calle de Lerdo, luego una parte de Nicolás Bravo, Independencia y subieron por Rayón, de nuevo al mercado 16 de Septiembre. Allí se detuvieron y le cantaron una de Santa Fe Clan. Le corearon y le echaron aplausos. En la caravana iban sus tres hijos y su madre. Siempre abrazados por las amigas de Norma. Hubo peticiones de justicia y que su feminicidio no quede impune.

es-mx