EL ARTISTA DE LA INDIGNACIÓN

Se cumplen 100 años del natalicio del escritor; la UNAM le dedica un libro y la FIL prepara un homenaje con la presencia de Pilar del Río El libro Saramagia, es una recopilación de testimonios y recuerdos del escritor portugués en su paso por México.

EDUARDO BAUTISTA

2022-11-21T08:00:00.0000000Z

2022-11-21T08:00:00.0000000Z

Organizacion Editorial Mexicana

https://oem.pressreader.com/article/281681143877551

Cultura

José Saramago era muchas cosas, menos un hombre tibio. Aunque una década antes ya había caído el Muro de Berlín y con ello la noción de un mundo bipolar, el escritor portugués más ilustre del siglo XX seguía sosteniendo que era un “comunista libertario”. No era en vano. Creció en un país controlado por la dictadura de António de Oliveira Salazar, a la cual se opuso no solo desde la literatura sino de la militancia política del clandestino Partido Comunista Portugués. A 100 años de su nacimiento, el autor de Ensayo sobre la ceguera, libro donde, por cierto, ya había hablado sobre una pandemia, la `ceguera blanca' es recordado no solo como un narrador complejo, sino como un artista comprometido. Un hombre de su tiempo, resume el periodista mexicano Jorge Meléndez. “Fue un escritor muy congruente. Yo estuve en Portugal cuando ocurrió el golpe de izquierda de Otelo Saraiva de Carvalho (que acabó con el periodo salazarista) y, en ese momento, todavía yo no conocía el trabajo literario de Saramago, pero siempre fue una persona muy congruente con sus ideas políticas”, observa el también académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Y es que la fama literaria mundial le llegó a Saramago años después, ya entrada la década de 1990, cuando publicó sus dos grandes éxitos editoriales: El evangelio según Jesucristo (1991) y Ensayo sobre la ceguera (1995). El Premio Nobel de Literatura lo ganó hasta 1998, por su capacidad de “volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía”, según el jurado. SU VÍNCULO CON MÉXICO Sin embargo, México siempre fue una tierra muy especial para el autor portugués. Aquí se encontró con tragedias que lo conmovieron. Una de ellas: la Matanza de Acteal de 1997. Desde entonces estableció un vínculo cercano con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). De hecho, el 11 de marzo de 2001, el portugués viajó a la Ciudad de México para asistir a la entrada triunfal de este movimiento indigenista al Zócalo capitalino. En ese entonces, dijo: “Si alguna vez llego a escribir una autobiografía, destacaría dos fechas: 1998 cuando recibí el Premio Nobel de Literatura, y 2001, por este encuentro en el Zócalo de la Ciudad de México”, señaló. “En México se admiró a Saramago antes de que ganara el Nobel. Fue recibido por la crema y nata de la izquierda mexicana: Gabriel García Márquez, Carlos Monsiváis, Cuauhtémoc Cárdenas e incluso Andrés Manuel López Obrador. Todos ellos desarrollaron algún vínculo con él. Una de las cosas importantes que hizo fue pedir que en la UNAM hubiera un espacio para el estudio de la literatura en lengua portuguesa”, dice Alma Delia Miranda Aguilar, coordinadora de la Cátedra Extraordinaria José Saramago de la UNAM. Crítico de las formas represivas, empático con los desprotegidos y los sin voz, el autor nacido en Azinhaga vivió un régimen autoritario peculiar: la dictadura de su país no fue militar, sino civil. Y el Golpe que la derrocó, en cambio, sí fue hecho por soldados y guerrilleros. “Su literatura fue beligerante y política, marcada por un compromiso social. Fue militante comunista durante una dictadura de Portugal muy larga. Es comprensible su figura dentro de ese contexto en el que nunca renegó de sus convicciones políticas. Nunca fue un chapulín intelectual”, observa la doctora en letras portuguesas. El rostro sereno de José Saramago contrastaba con sus palabras, duras como el concreto. En 2022, unos años después de haber recibido el Nobel, vivió uno de sus episodios más polémicos al asegurar que la ocupación israelí de Palestina era comparable con los crímenes nazis en Auschwitz. El Gobierno de Israel reaccionó: “Es una pena que el autor de Ensayo sobre la ceguera sea tan ciego como para ser víctima de una propaganda barata palestina, que osa comparar el sufrimiento de los judíos a manos de los nazis con la situación que se vive en los territorios”. Para celebrar los 100 años del nacimiento del portugués, Alma Delia Miranda coordinó, a través de la cátedra extraordinaria José Saramago de la UNAM, el libro Saramagia, una recopilación de testimonios y recuerdos del escritor portugués en su paso por México.

es-mx